Como conservar y cuidar tus joyas para que mantengan su brillo y belleza. Aquí te enseñaremos como mantenerlas como si fueran nuevas.

Un paso importante a la hora de cuidar joyas es su lugar de almacenamiento. Es importante que tengas tus joyas guardadas de forma individual, así estas no se rallarán y no entrarán en contacto con los diferentes materiales.  Lo ideal sería conservarlas en sus sobres o cajas originales, otra alternativa es organizarlas en cofres por compartimentos, hay muchas opciones que nos darán una buena organización y te permitirán cuidar joyas para lucirlas como el primer día.

También es recomendable, para cuidar joyas el comprobar con cierta frecuencia el engaste de las piedras, para asegurarse de que están todas bien colocadas y evitar así que se caigan y se pierdan, al mismo tiempo también que los cierres están en buen estado.

Es importante que evites ducharte, bañarte, o realizar tareas de limpieza. La exposición a jabón u otros químicos pueden quitarles el brillo a las joyas, necesitando limpiezas más frecuentes a la hora de cuidar joyas.

Por otro lado, productos como las colonias, las cremas y demás productos de belleza y cosmética que solemos usar día a día con las joyas puestas, hacen que pierdan su brillo y provoquen su oxidación, por lo que debemos acostumbrarnos a realizar estas actividades sin ellas puestas si quieres cuidar joyas y que duren más tiempo como nuevas.

Otro elemento que puede deteriorar el aspecto de las piezas de joyería son el agua salada y el cloro, así que mucho ojo en verano o si nos vamos de vacaciones, a veces el mantener las joyas a buen resguardo es el mejor de los cuidados.

Para limpiar la joya, basta con tener un paño suave y pasarlo por la joya las veces que veamos necesarias, solo un simple gesto que te permitirá cuidar joyas, de forma sencilla y muy efectiva.

Si queremos una limpieza más a fondo, y volver a sacar el brillo original de la pieza se debe usar siempre agua tibia y jabón (con PH neutro), utilizando si lo desea un cepillo de cerdas suaves, secándolas posteriormente con una gamuza. Así tus joyas estarán cuidadas y con el mejor aspecto para poder lucirlas.

Esperamos que estos pequeños consejos os sirvan y podáis lucir vuestra joya en perfecto estado y como el primer día.

¡No pierdas más tiempo y empieza desde hoy a cuidar tus joyas!